Cigarrillos electronicos sin nicotina

Cigarrillos electrónicos sin nicotina

Aunque las especulaciones se encuentran a la orden del día cuando nos referimos a los cigarrillos electrónicos, siempre existe un poco de luz que esclarece el tema. A veces puede parecer que el e-cig es solo una forma distinta de seguir con el vicio, pero esta afirmación es totalmente incorrecta: Los e-cig fueron creados con el propósito de hacer más sano el acto de fumar, por muy incoherente que esto suene; como bien sabes, el cigarrillo común contiene muchas sustancias cancerígenas, y otras más que tal vez por sí solas no producen cáncer, pero si producen adicción, como en el caso de la nicotina.

El cigarrillo electrónico te permite elegir utilizar nicotina o no en los líquidos que compras, y una de las tiendas en las que se puede elegir libremente en Argentina es SoloVapeamos.com, ya que ofrecen una gran variedad de sabores, y aunque cambia un poco el gusto que obtienes al inhalar el vapor, puede ayudarte a dejar un poco el vicio del cigarrillo común. Una de las razones por la que el e-cig llega a ser menos dañino que el cigarrillo común es esta, la capacidad de poder elegir por ti mismo si deseas incluir la nicotina en tu vaporizador. Como es de esperarse, un fumador frecuente notará la diferencia entre un líquido con nicotina y uno sin nicotina, pero este es solo uno de los pasos para poder dejar de fumar.

Si por el contrario buscas tan solo una manera nueva de mantenerte fumando, el cigarrillo electrónico es la opción indicada, y aunque no lo notes, va a ser menos perjudicial para tu salud. Está científicamente comprobado que los componentes de los líquidos que se evaporan con los e-cig son menos dañinos para la salud, y son además muchos menos los componentes utilizados, en comparación con el cigarrillo común. Además, al fumar un cigarrillo se produce la combustión, un proceso que modifica y/o altera las sustancias contenidas en el tabaco, dando como resultado un humo cancerígeno y altamente dañino.

Vaporización vs. Combustión

Al utilizar un cigarrillo electrónico, se produce la vaporización, es por esto que también se le conoce como vaporizadores, y quienes lo utilizan no hablan en términos de “fumar”, sino de “vapear”. La vaporización es un tanto distinta a la combustión, ya que las sustancias contenidas en el líquido no crean nuevas especies que puedan dañar nuestra salud, sino que se mantienen, y aunque por sí mismas pueden tener efectos secundarios, ciertamente son mucho menos peligrosos que los efectos del cigarrillo.

Aunque no se sabe los efectos a largo plazo que puede tener el cigarrillo electrónico (Básicamente porque es una forma nueva de cigarrillo), sí se asegura que no es tan perjudicial como el tabaco. Nuevamente, si al utilizar un e-cig utilizamos nicotina, se sigue exponiendo a grandes riesgos nuestro sistema nervioso, e incluso, se incrementa el riesgo de padecer la enfermedad conocida como Alzheimer. Aunque no se haya podido investigar con profundidad el e-cig, los efectos de la nicotina están más que claros en la actualidad, y es necesario estar totalmente al tanto de lo que produce.

Los componentes del E-Cig

Entre los componentes que se utilizan para crear los líquidos del E-cig, se encuentra el agua destilada y los saborizantes alimenticios: Ambos son componentes que no perjudican la salud, salvo en ciertos casos en los que los saborizantes alimenticios han podido dañar de una forma leve la salud del consumidor; sin embargo, en estos casos solo ha sido necesario reemplazar ese saborizante por alguno que fuera inocuo, es decir, hasta la actualidad no se han documentado problemas graves de salud producidos por los cigarrillos electrónicos. Si aún no queda totalmente claro lo perjudicial que puede llegar a ser la nicotina, en internet se puede encontrar información mucho más detallada acerca de ese componente o cualquier otro.